Marco holístico de la red de WIEGO

La red de WIEGO desarrolló y puso a prueba un modelo multisegmentado del empleo informal, definido en términos de la situación en el empleo. Las cinco categorías principales de la clasificación internacional de la situación en el empleo–empleador, empleado, trabajador por cuenta propia, trabajador familiar auxiliar no remunerado y miembro de una cooperativa de productores– están definidas por el tipo y/o grado de riesgo económico (de perder el trabajo y/o el ingreso) y de la autoridad (sobre el establecimiento y otros trabajadores).

WIEGO ha argumentado que es necesario añadir dos categorías adicionales al conjunto estándar de categorías: los jornaleros y los trabajadores industriales a domicilio o trabajadores subcontratados. Esto se debe a que los jornaleros enfrentan mayor riesgo económico que los empleados informales (ya que están expuestos a perder el empleo y/o los ingresos diariamente) y los trabajadores industriales a domicilio no ejercen la misma autoridad sobre su trabajo como los trabajadores por cuenta propia (ya que dependen de los empleadores y/o contratistas en materia de pedidos, especificación de los productos, materias primas y venta de los productos). El modelo de WIEGO cuenta con seis situaciones de empleo: empleadores informales, empleados informales, trabajadores por cuenta propia, trabajadores asalariados eventuales, trabajadores tercerizados o trabajadores subcontratados, y trabajadores familiares auxiliares no remunerados.

A finales de la década de 1990, WIEGO encargó dos análisis de los vínculos entre la informalidad, la pobreza y el género: uno sobre la bibliografía disponible (Sethuraman 1998), y otro sobre las estadísticas disponibles (Charmes 1998). Ambos análisis revelaron una jerarquía similar de ingresos y segmentación por situación de empleo y género. Estos resultados comunes sirvieron de base para el modelo multisegmentado de WIEGO, ilustrado en la figura 1.

En 2004, WIEGO comisionó a unos analistas de datos la puesta a prueba de este modelo en seis países en desarrollo –Costa Rica, Egipto, El Salvador, Ghana, la India y Sudáfrica– mediante un análisis de los datos nacionales de estos países (Chen et al. 2005). En estos países los datos de los jornaleros y trabajadores industriales a domicilio no estaban disponibles. Pero los datos disponibles permitieron efectuar una comparación de la situación de empleo (medida a nivel individual) y la pobreza (medida a nivel del hogar), la cual posibilitó estimar el porcentaje de trabajadores en situaciones de empleo específicas, que provenían de hogares pobres (lo que WIEGO llama “riesgo de pobreza”). En todos los países, los ingresos medios bajaron y el riesgo de pertenecer a un hogar pobre aumentó mientras más baja la situación de empleo del trabajador en el modelo de WIEGO.

Figura 1

Modelo del empleo informal de WIEGO:

Jerarquía de ingresos y riesgo de pobreza por situación en el empleo y género

[add image]