Políticas y programas para empresas familiares en África

En 2008, el Banco Mundial (Región de África) lanzó un estudio de tres años en varios países sobre la mejora de la productividad y la reducción de los riesgos de las empresas familiares. Uno de los objetivos del estudio era poner de relieve la escala y persistencia del empleo autónomo y de las actividades económicas familiares, y no en “empresas”, hasta en economías de fuerte crecimiento, tanto en general como en el empleo asalariado (que es demasiado pequeño para absorber un porcentaje sustancial de los nuevos integrantes en la mayoría de los países en desarrollo). De ahí el enfoque en “empresas familiares”, definidas como personas autoempleadas, junto con todos los miembros de la familia o trabajadores casuales que les ayuden (es decir, omitiendo a los trabajadores subcontratados), que representan la base inferior de la pirámide de las micro y pequeñas empresas. Otro objetivo es proporcionar evidencia empírica de varios países, no solamente sobre el estatus de las empresas familiares en la economía  informal, sino también sobre las políticas y programas que las afectan.

La red de WIEGO apoyó la preparación del marco conceptual y de la metodología para la realización de los estudios de país. En la primera fase, WIEGO ayudó a reunir un equipo para la preparación de los documentos de referencia utilizando los métodos más modernos en las áreas de microfinanciación, servicios de desarrollo de negocios, desarrollo de competencias, leyes comerciales y políticas económicas1. En la siguiente fase, se preparó una metodología de diagnóstico, valiéndose del análisis de estos documentos de referencia, para proporcionar un marco consistente y un enfoque para la realización de los estudios de país. Estos documentos estarán disponibles próximamente.

El Banco Mundial entonces contrató consultores locales para aplicar la metodología en Ghana, Mozambique, Ruanda, Tanzania y Uganda. Estos estudios nacionales se realizaron en varios pasos durante 2009-11, incluyendo consultas periódicas con los actores principales a nivel nacional. En la mayoría de los estudios se empezó con un inventario de los datos empíricos sobre las empresas familiares y las políticas, programas e instituciones que las afectan. Luego los hallazgos y problemas identificados fueron revisados por los actores principales como base para la definición de las preguntas claves que requerían más documentación e investigación empírica. Se llevaron a cabo estudios de campo, utilizando una combinación de discusiones en grupos focales (especialmente con microempresarios y sus asociaciones empresariales), cuestionarios estructurados administrados a empresas familiares, y entrevistas con varias agencias que apoyan el sector, como fuentes de información clave.

Después se sintetizaron los hallazgos principales y las recomendaciones y se discutieron con los actores principales en cada país, como base para la producción de un informe exhaustivo para cada país. La intención de este proceso es crear consensos y un sentido de propiedad al identificar intervenciones prácticas de programas y políticas que puedan aumentar la productividad y los ingresos y reducir la vulnerabilidad de las empresas familiares (y las micro y pequeñas empresas, o las empresas en la economía informal en general), por ejemplo mediante políticas e inversiones más favorables y mercados, información y capacitación más accesibles para empresas y trabajadores en la economía informal. En algunos países, esto ha generado interés en la preparación de una política nacional sobre empresas en la economía informal.

El Banco Mundial está consolidando los hallazgos de los estudios nacionales en un informe comparativo que sintetizará las lecciones aprendidas y las recomendaciones para políticas y programas a fin de apoyar el empleo y la productividad en las empresas familiares y ayudar a mitigar los riesgos que enfrentan. Cuando estén disponibles, se publicarán aquí, junto con los enlaces con los informes de los países y la reseña comparativa.


1 El Banco Mundial (Región de África) le pidió a William Steel (miembro fundador, miembro del Consejo Directivo de WIEGO) y Marty Chen (miembro fundadora, Coordinadora Internacional de WIEGO) que dirigieran una revisión de los programas y las políticas en apoyo a las empresas en la economía informal más pequeñas en África. El equipo de revisores incluyó a James Heintz e Imraan Valodia de la red de WIEGO, quienes realizaron la revisión de las políticas económicas. El personal del Banco Mundial contribuyó documentos de referencia sobre el desarrollo de competencias y la creación de empleos. Estos estudios fueron presentados en un taller de un día que se realizó en la sede del Banco Mundial en Washington D.C. en junio de 2008. William Steel y Don Snodgrass redactaron la metodología de diagnóstico. La preparación recibió el apoyo del Banco Mundial, del Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes sobre Mercado de Trabajo, Creación de Empleo y Crecimiento Económico, constituido por los gobiernos de Alemania, Noruega, Austria y Corea, y de los donantes del Fondo Fiduciario TFESSD. Los hallazgos, interpretaciones y conclusiones expresados en el documento no reflejan necesariamente los puntos de vista de los Directores Ejecutivos del Banco Mundial o de los gobiernos que representan.