Apoyo a trabajadores en la economía informal en contextos de crisis económicas

Durante las crisis económicas los pobres son considerados como objetivo para la asistencia social o las redes de seguridad social. Sin embargo, los trabajadores pobres, especialmente aquellos que trabajan en la economía informal, no son reconocidos como objetivos legítimos para los esfuerzos de recuperación o rescate económico porque, en general, se cree que la economía informal proporciona un “colchón” para aquellos que pierden su trabajo en la economía formal. Por ello, se asume que los trabajadores informales deben estar bien. Pero un estudio de dos años de Ciudades Inclusivas indica que las crisis económicas afectan a las empresas y a los trabajadores informales de manera similar en varias áreas –y a menudo en mayor medida– que a las empresas y a los trabajadores formales.

¿Qué se debería hacer para hacer frente a los efectos de las crisis económicas en la economía informal? Los participantes del estudio de Ciudades Inclusivas sobre el impacto de la recesión económica global de 2008-2010 sobre los trabajadores informales urbanos proporcionaron las siguientes recomendaciones:

  • Medidas de ayuda de emergencia: Existe un creciente consenso en la comunidad internacional en que los programas de transferencia monetaria de emergencia y las obras públicas son necesarias para ayudar a los trabajadores pobres, y a los pobres en términos más generales, a sobrevivir a las crisis económicas sin empobrecer más. Existe un margen para dirigir estas medidas de emergencia a grupos específicos de trabajadores pobres que corren especial peligro de perder sus fuentes de medio de sustento.
  • Planes de rescate sectoriales: Se deberían desarrollar préstamos de fianza o planes de rescate específicos en consulta con diferentes grupos de trabajadores pobres, los cuales les ayudarían a mantener las oportunidades de empleo existentes durante la crisis o a conseguir nuevas oportunidades de empleo después de la crisis. Los trabajadores a domicilio necesitan servicios básicos de infraestructura a tarifas razonables, ya que su hogar es su lugar de trabajo. Los trabajadores de construcción necesitan capacitación profesional. Los vendedores ambulantes necesitan lugares seguros para vender en una buena ubicación. Los recicladores necesitan acceso a los residuos y espacio para separar y almacenar los residuos.
  • Medidas “que no hacen daño”: Durante las crisis, las leyes, reglas y regulaciones que prohíben o perjudican los medios de sustento de los trabajadores pobres y los sesgos políticos que favorecen a las empresas y trabajadores formales por encima de las empresas y los trabajadores informales deberían ser suspendidas. Especialmente, quizás, las regulaciones y planificaciones urbanas que prohíben la venta ambulante o niegan a los recicladores el acceso a los residuos deberían ser suspendidas.
  • Periodos de oportunidad más largos: La crisis económica y financiera global ha generado una demanda de revisión de las políticas y los modelos económicos. Ésta debería incluir la revisión del enfoque económico dominante sobre la economía informal. El objetivo de la “formalización” debería ser el aumento de los ingresos y la reducción de los riesgos de los trabajadores pobres en la economía informal, y no simplemente el registro y la tributación de las empresas informales. La formalización debería tener tres “columnas”: a) una regulación adecuada y una tributación justa; b) protección legal y social; y c) medidas para aumentar los ingresos y la productividad.