17 de agosto de 2017
Ciudad de México, México

El jueves 17 de agosto, el Sindicato de Aseadores de Calzado de la Ciudad de México convocó a Tania Espinosa de WIEGO, a la experta jurídica Clara Jusidman y a trabajadores informales de diversos grupos ocupacionales para discutir los desafíos y las oportunidades para los trabajadores informales en el contexto de grandes cambios en la Ciudad de México. Además de los aseadores, los trabajadores informales presentes representaban sindicatos de músicos norteños, artesanos y ayateros.

En 2016 se realizó una serie de reformas políticas, convirtiendo a la Ciudad de México en una entidad autónoma. Las reformas fueron seguidas por la creación de una nueva constitución, una de las más progresistas de América Latina, que fue promulgada en 2017 (pero actualmente está siendo impugnada ante la Corte Suprema). La constitución será seguida por legislación secundaria.

En este contexto, el Sindicato de Aseadores de Calzado llamó a Clara Jusidman, quien es experta en derechos laborales y derechos humanos, y quien fue una de las 25 personas que formaron parte de la Comisión Redactora de la Constitución de la Ciudad de México, para discutir las posibilidades de movilizarse por una ley de no asalariados.

Los temas discutidos por el grupo incluyeron:

  • La estigmatización de los trabajadores informales en la Ciudad de México y la necesidad de una campaña de comunicación para cambiar las mentalidades y recuperar la narrativa sobre el trabajo informal.
  • La posibilidad de utilizar las lecciones aprendidas y las buenas prácticas de otros contextos en la incidencia local.
  • La posibilidad de utilizar el lenguaje progresivo en la constitución como estrategia política para incidir para una legislación secundaria para los trabajadores informales (ley de no asalariados).
  • Oportunidades para organizar y colaborar entre diferentes grupos ocupacionales de trabajadores de la economía informal en la Ciudad de México.

Tania Espinosa presentó al grupo sobre la teoría del cambio de WIEGO y sobre el trabajo de WIEGO con trabajadores informales en la Ciudad de México. Animó al grupo a comenzar a organizarse ya para aprovechar del momento político actual. El grupo acordó reunirse con Tania la semana siguiente para discutir los próximos pasos en este proceso.