WIEGO y organizaciones de trabajadores y trabajadoras en empleo informal se solidarizan con víctimas de los terremotos en México

 

 

El 7 y el 19 de septiembre de 2017, dos terremotos —de 8.1 y 7.1 grados en la escala de Richter, respectivamente— azotaron a México.  Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por su sigla en inglés) y las organizaciones de trabajadoras y trabajadores en empleo informal con las que trabaja en la Ciudad de México se solidarizan con la población mexicana, particularmente con quienes perdieron seres queridos o su patrimonio, o cuyo patrimonio está en riesgo, a causa de estos terremotos.

El saldo de los terremotos ha dejado cerca de 500 muertos en varios estados de la República mexicana y pérdidas materiales aún no cuantificadas. Tan sólo en la Ciudad de México se calcula que el terremoto del 19 de septiembre provocó la muerte de 221 personas, de acuerdo con un reporte de la Secretaría de Gobernación el 2 de octubre.

WIEGO se solidariza también especialmente con las compañeras y los compañeros trabajadores en empleo informal que se han visto afectados por los terremotos de diversas maneras, entre las que se incluyen la pérdida de sus fuentes de ingreso, y afectaciones en las zonas donde viven. Más aún, su condición de invisibilidad, y las condiciones precarias y desreguladas de su trabajo, los hace particularmente vulnerables en situaciones como estas.

Como ya ha ocurrido en el pasado en contextos de desastres naturales, el trabajar de manera informal —y, en el caso descrito a continuación, presumiblemente de manera indocumentada—, que en la mayor parte de los casos significa ausencia de protecciones, se convierte en un halo adicional de invisibilidad y de ausencia de responsabilidades de parte de las autoridades ante la tragedia. El pasado 19 de septiembre, en el derrumbe de una fábrica textil en la Colonia Obrera, un barrio obrero en el centro de la Ciudad de México, muchas de las personas que trabajaban confeccionando prendas de vestir y de calzado quedaron atrapadas porque para salir hacía falta usar su huella digital. El número total de víctimas en este derrumbe se desconoce y la presencia de mujeres extranjeras entre las víctimas ha levantado dudas en torno a la situación migratoria de algunas de las personas que laboraban en ese edificio. Hasta la fecha, las autoridades no han proporcionado una lista de las personas que trabajaban en el edificio.

El terremoto del 19 de septiembre, sin embargo, también mostró otro rostro. La gente, sin importar condición o clase, salió a las calles a ayudar con lo que podían para tratar de salvar a las personas que habían quedado atrapadas. Entre ellas, muchos trabajadores y trabajadoras en empleo informal y sus organizaciones. Y es que una sociedad unida, organizada y solidaria es capaz de levantarse, de curar sus heridas y salir adelante. Esto es lo que se vio en México; esto es lo que el mundo vio en México. #FuerzaMéxico

 

Consejo Coordinador del Comercio Social, A.C.

Cooperativa no asalariado de cafeteros, S.C. de R.L. de C.V.

Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO)

Trabajadores Voluntarios y Desempleados de la Ciudad de México, A.C.

Unión de Aseadores de Calzado

Unión de Músicos Norteños en el D.F.

Unión de Organilleros de México

Unión de Trabajadores de Artesanías Mexicanas

Unión de Trabajadores no Asalariados con Carritos de Mano Ayateros y Restauradores, A.C.

Unión de Trovadores Ciudad México

Unión de Vendedores de Revistas y Publicaciones Atrasadas de la República Mexicana

Unión Mexicana de Mariachis

Unión Mexicana de Trovadores