Situación de los recicladores en Guatemala

Durante el mes de septiembre y octubre el equipo de trabajo de WIEGO del proyecto Protegiendo los derechos humanos de las recicladoras y los recicladores en América Latina visitó vertederos de varias municipalidades en Guatemala: el vertedero del km 22 de Ciudad de Guatemala, el Vertedero de Antigua, Ciudad de Guatemala; el Vertedero de Zacapá; el Vertedero de Guasatoya, Vertedero de Teculucán. En esas visitas recabaron información secundaria e hicieron entrevistas del vertedero del km 3 Ciudad de Guatemala.

En las municipalidades visitadas la mayoría de los recicladores y recicladoras trabajan en vertederos. Al igual que en otros países en donde se da este hecho, los operarios del servicio de recolección de basuras se quedan con el mejor material reciclable, y los recicladores que trabajan  en el vertedero tienen acceso sólo a lo que los operarios dejan en la basura.

El gobierno tiene presencia en los vertederos Antigua y del km 22 en Ciudad de Guatemala. Incluso en este último se desarrolló una iniciativa con recursos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la cual ha permitido la coordinación del trabajo de los recicladores en vertedero; la regulación de horarios y zonas de recuperación del vertedero ha venido acompañada de mejoras en la infraestructura para que los recicladores puedan bañarse y cambiarse con comodidad, así como el desarrollo/la creación espacios de formación vocacional, que en conjunto han permitido reducir significativamente los riesgos en el trabajo.

La situación en los demás vertederos visitados demuestra la ausencia del gobierno; la población recicladora labora en duras condiciones sanitarias, y tiene que hacer largas jornadas de trabajo debido a la necesidad de recuperar suficientes materiales para poder obtener, mediante su venta, lo necesario para llevar comida a sus familias.

En el vertedero en el km 3 han ocurrido deslizamientos de basura debido a la configuración topográfica del lugar que han cobrado la vida de decenas de personas recicladoras. También se mencionó en las entrevistas la presencia de grupos que controlan la territorialidad en el vertedero mediante el uso de violencia.

En todos los vertederos hay anuncios informales de su cierre en el mediano plazo, pero esta información no ha sido corroborada por ninguna autoridad.