Formalización de la economía informal: perspectivas de los trabajadores en la economía informa

 

FormalizacionGA2014_2014-11-13 00.13.40-XL
Evento público, 13 de noviembre de 2014

Al final de su Asamblea General, WIEGO organizó un diálogo público sobre políticas llamado “Formalización de la economía informal: perspectivas de los trabajadores en la economía informal”, en Yogyakarta. En el evento participaron los miembros de WIEGO e invitados del gobierno, sindicatos de Indonesia, periodistas y otras personas.

Marty Chen, Coordinadora Internacional de WIEGO, abrió el evento. Señaló: “Para algunos observadores la formalización significa trasladar a todos los trabajadores en la economía informal a trabajos formales. Pero esto no es un objetivo realista. Para otros observadores, la formalización significa regular a las empresas informales y cobrarles impuestos. Pero la regulación debería involucrar beneficios, no sólo costos”.

Y explicó: “La formalización significa algo diferente para los diferentes sectores”. Por esta razón, WIEGO invitó a representantes de cada uno de los cuatro sectores con los que trabaja para que proporcionaran sus perspectivas sobre la formalización.

 

Progreso en la Conferencia Internacional del Trabajo

Pero antes, Karin Pape, Asesora regional para Europa de WIEGO, compartió detalles de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), en cuya agenda para 2014 y 2015 figura una discusión para el establecimiento de normas sobre la “transición de la economía informal a la economía formal”. Karin encabezó una delegación de trabajadores en la economía informal y de apoyo técnico de la red de WIEGO en la discusión de 2014.

Previamente, WIEGO había organizado tres talleres regionales para asegurar que las voces y demandas de los trabajadores en la economía informal fueran expresadas y escuchadas. A partir de ellas se desarrolló una plataforma que presenta tanto las demandas comunes como las demandas sectoriales.

“Esto nos proporcionó un conjunto sólido de argumentos que podíamos presentar en la CIT”, dijo Karin. “¿Pero, fue realmente un debate exitoso? No nos fue tan mal. Obtuvimos aproximadamente el 50% de nuestros puntos” (vea el texto encuadrado).

Karin observó que había mucho trabajo que hacer para mejorar la recomendación en 2015. Por ejemplo, la delegación de la red de WIEGO luchará por una referencia explícita a los gobiernos locales, y para asegurar que se incluyan las cadenas logísticas, la subcontratación y la agricultura de subsistencia en el ámbito del documento. Será necesario abordar el acceso a los recursos naturales, que es muy importante para los sectores de trabajadores que se dedican a la pesca o a la silvicultura. Y se debe trabajar para asegurar que al excluir las actividades criminales (p. ej. la venta de drogas y/o armas, la trata de seres humanos, etc.) la definición utilizada permita las actividades legales de los trabajadores en la economía informal.

Karin señaló que ciertos participantes en la CIT no acogieron con agrado a los trabajadores en la economía informal. “Todavía existe la opinión dentro de la OIT que estos delegados representan a ONG que retan la posición de los sindicatos”, explicó. “Existía una falta de comprensión de que estos eran realmente trabajadores que representaban a su sector, y que eran líderes elegidos de sindicatos y organizaciones de trabajadores, no ONG. Nos queda por hacer mucha labor educativa con los sindicatos”.

Para concluir, Karin Pape pidió a los representantes sindicales en la sala que hablaran sobre esto con los líderes de los trabajadores en la economía informal y que los incluyeran en las delegaciones de sus sindicatos a la CIT de 2015. “Son los expertos”, dijo.

Logros en la CIT 2014

La delegación de la red de WIEGO logró la integración de los siguientes puntos en el borrador de la recomendación de la CIT:

  • La noción de que el espacio público es un lugar de trabajo
  • El reconocimiento de las cooperativas y organizaciones de solidaridad social como unidades económicas.
  • La confirmación de los trabajadores por cuenta propia como trabajadores
  • El derecho de los trabajadores en la economía informal a protección social
  • El reconocimiento de la libertad de asociación y el derecho a la negociación colectiva en la economía informal (Vea las diferencias entre la negociación colectiva en la economía informal y la economía formal.)
  • Representación de los trabajadores en la economía informal en la mesa de toma de decisiones (logro parcial, necesita ser fortalecido en 2015).

 

Perspectivas sectoriales; consecuencias variadas

El diálogo de políticas fue moderado por Chris Brunner, Directora del Programa de organización y representación de WIEGO. Reiteró un punto que Karin había mencionado: que la transición hacia la formalización será un proceso largo; que no se hará de la noche a la mañana.

Después presentó a los delegados de los trabajadores en la economía informal, y le pidió a cada uno que hablara sobre lo que significaba la formalización para su sector, y cuáles serían los retos. Como señaló Chris: “Las consecuencias de la formalización, dependiendo del enfoque, podrían no ser positivas en su totalidad”.

 

Martha Elena Iglesias Escobar – Representante de recicladores (Colombia)

FormalizacionGA2014_DSC_7210-XL
El movimiento de los recicladores en Colombia organizó con éxito una manifestación unas pocas horas antes de que hablara Martha en Yogyakarta. Informó sobre esa manifestación, dándoles las gracias a las personas reunidas por su apoyo, y luego habló de la importancia del establecimiento de redes entre los recicladores. También enfatizó que una de las características de los recicladores en todas partes era su resiliencia. “Están determinados a luchar y a proteger sus medios de sustento”.

La lucha tiene varias características principales en todas las regiones. “Queremos estar libres de hostigamiento”, dijo. “Queremos acabar con los sobornos y desalojos a los que nos someten las autoridades municipales. Damos un servicio. ¿Por qué deberíamos pagar para servir al municipio y para servir a los ciudadanos?”.

“Más bien —dijo Martha— los recicladores quieren ser reconocidos como trabajadores e incluidos como participantes en las cadenas de valor y como parte del sistema de residuos municipal. Quieren eliminar a los intermediarios y obtener el valor total por el material que recolectan y venden”.

Y enfatizó que los recicladores deben ser remunerados por los servicios que proveen.
Esto sería, para los recicladores, el aspecto más positivo de la formalización. Otro resultado positivo podría ser la mejora de infraestructura. “Queremos equipo para llevar a cabo nuestro trabajo de la manera correcta. Queremos cambiar nuestros carritos tirados por caballos por vehículos motorizados para poder ser más eficientes”.

Pero también advirtió sobre las posibles consecuencias negativas. “Los gobiernos siguen estigmatizando el trabajo —señaló— ofreciéndoles a los recicladores recapacitación para que cambien de trabajo. “Queremos continuar siendo recicladores, no ser forzados a realizar otro trabajo que nunca hemos hecho. Simplemente queremos seguir dando al sector la dignidad que se merece”.

Otra tendencia que notó en su propio país, donde los recicladores obtuvieron de la corte el derecho legal a recolectar residuos, es que los municipios empiezan a contratar a algunos como empleados. “No queremos ser empleados de la municipalidad; queremos continuar siendo empresarios”.

“Para combatir las posibles consecuencias negativas de la formalización —dijo Martha— es crucial crear organizaciones fuertes en el ámbito local, nacional y regional”.

 

Juliana Afari-Brown – Representante de vendedores ambulantes, StreetNet (Ghana)

FormalizacionGA2014_IMG_0749-XL

Juliana transmitió saludos de StreetNet, la cual, hizo notar, tiene actualmente 588 709 miembros que cotizan en 46 países.

“Por la falta de una regulación apropiada a nivel local, nacional e internacional en este sector, los vendedores ambulantes a menudo son percibidos como ilegales aunque realizan actividades económicas completamente legales”, dijo.

Juliana proporcionó una lista clara de lo que los vendedores ambulantes quieren y necesitan si han de formalizarse. Iban desde la libertad de vender bienes y servicios en lugares públicos bajo condiciones justas y razonables y en lugares cercanos al tráfico de los clientes, a no ser sujetos de hostigamiento, confiscación de mercancía, desalojos, detenciones, exigencias de sobornos, presiones de elementos de la mafia y de intermediarios explotadores.

Otras consideraciones importantes incluyen el reparto justo y transparente de permisos y licencias, la provisión de una infraestructura apropiada, sistemas tributarios simplificados y regulaciones simplificadas para los comerciantes transfronterizos en la economía informal.

Observó que StreetNet y sus afiliados están luchando por una visión de formalización que incluya el reconocimiento ante la ley de los trabajadores en la economía informal, la integración de impuestos indirectos y contribuciones ya pagados por los trabajadores en la economía informal a los sistemas tributarios oficiales, y el acceso a la seguridad social para todos.

“Sobre todo ‒destacó‒ queremos participar directamente en nuevas formas de negociación colectiva con las autoridades gubernamentales locales. Esto significa negociaciones verdaderas, no sólo consultas en las que no tenemos influencia en los resultados finales”.

Juliana cerró su discurso con el llamamiento “¡Nada para nosotros sin nosotros!”.

 

Poonsap Tulaphan, HomeNet Tailandia

Poonsap comenzó compartiendo los retos que enfrentan los millones de trabajadores a domicilio en el mundo: salarios bajos, con frecuencia a cambio de jornadas muy largas; educación y calificación bajas; y susceptibilidad a crisis económicas. Explicó que los hogares que también sirven de lugar de trabajo a menudo tienen poca luz, deficiente ventilación y con frecuencia están ubicados en barrios marginales. Pero sobre todo —observó— los trabajadores a domicilio son invisibles para los formuladores de políticas.

Explicó que en 1997 los trabajadores tercerizados ganaron un Convenio de la OIT que prometió derechos fundamentales laborales. “Eso fue hace mucho tiempo. Pero el cambio es muy, muy lento. ¿Que sucedió? Como trabajamos en la casa, el gobierno no oyó nuestra voz”.

Luego compartió la experiencia en Tailandia donde, después de una década de lucha, la Ley del Trabajo a Domicilio proporciona acceso a salud ocupacional y a una mejor remuneración para los trabajadores a domicilio, y asegura que estén representados durante la toma de decisiones a nivel nacional. Es significativo que los trabajadores tercerizados de Tailandia tienen ahora seguridad social en la que el gobierno contribuye el 30 por ciento.

“Soñamos con algo simple. Soñamos con mejores ingresos y mejor acceso a los servicios gubernamentales”.

“Sin embargo, —dijo— hay consecuencias negativas de esta formalización”. A pesar de que los trabajadores a domicilio tienen el derecho a organizarse y quieren establecer entidades legales como cooperativas, el proceso de inscripción es complejo y hay muchas regulaciones. “Existe la preocupación de que el gobierno nos controle si nos inscribimos”. Poonsap y sus colegas están planeando volver a hablar con el gobierno y luchar para que se mejoren las leyes sobre las cooperativas.

Poonsap concluyó diciendo que desde la perspectiva de los trabajadores a domicilio, lo positivo de la formalización pesa más que lo negativo.

“Soñamos con algo simple. Soñamos con un mejor ingreso y mejor acceso a los servicios gubernamentales. Para obtenerlo necesitamos un trabajo decente: no solamente un empleo, sino un trabajo decente”. Para los trabajadores a domicilio ‒señaló‒ esto incluye el reconocimiento del derecho laboral fundamental a protección social. “Y significa que podamos negociar con los gobiernos y los empleadores”.

 

Myrtle Witbooi – Presidenta de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar y Secretaria General de las Trabajadoras del Hogar de Sudáfrica

GA_2014_Yogyakarta04

Después de dirigir a los trabajadores reunidos en una canción —“Mi madre fue moza de cocina, mi padre fue ayudante de jardinero, por eso soy sindicalista”— Myrtle contó la historia de la lucha por los derechos de las trabajadoras del hogar en Sudáfrica. “Ninguna de nosotras tenía una voz. No teníamos derechos laborales. No teníamos nada. No podía ni siquiera responderle al señor de la casa. Pero ahora sí tenemos derechos laborales. Ahora sí puedo responderle al señor de la casa”.

“Pero —dijo Myrtle— era claro que eso no era suficiente porque otras trabajadoras del hogar en otros lugares no gozaban de reconocimiento alguno. De alguna manera había que reunirlas para compartir estos conocimientos y hablar”.

“Se trabajó intensamente para reunirnos a todas… Ahora, estamos emocionadas por el Convenio de la OIT, estamos emocionadas de organizar a las trabajadoras del hogar. Pero es una lucha, una larga lucha —dijo, y añadió— sí, tenemos el Convenio de la OIT; sí, tenemos el C189. ¿Pero qué sentido tiene si tu propio país no reconoce el convenio?”.

Continuó narrando el malestar que sentía la delegación de los trabajadores en la economía informal en la CIT en 2014. “No hablaron de nosotros como si estuviéramos allí… De lo único que querían hablar, los empleadores y gobiernos, era ‘oh, ustedes, los trabajadores en la economía informal, tienen que pagar impuestos; están robando al estado’”, contó. “Nunca nos reconocieron allí como mujeres, como hombres, como seres humanos. Me enoja, y me hace estar determinada a que el próximo año vamos a hacer escuchar nuestras voces”.

Continuó: “Mi mensaje para ustedes es claro: en todo el mundo, dejemos de ser vulnerables, dejemos de ser informales. Debemos formalizarnos”.

 

 

 

Discusión y conclusión

La discusión después de la presentación permitió que otras personas pudieran contribuir con sus puntos de vista. La Señora Nora Kartika Setyaningrum, una invitada del Ministerio de Trabajo de Indonesia, habló del esfuerzo de su gobierno recientemente elegido para formalizar la economía informal y encontrar mecanismos apropiados y tripartitas que involucren al gobierno, al sector privado y a los trabajadores (incluidos los trabajadores en la economía informal).

Carmen Vildoso, concejal municipal en Lima, Perú, y miembro del Consejo Directivo de WIEGO, habló de los muchos retos que los gobiernos locales tienen que abordar al regular la transición. Observó, por ejemplo, que en Lima se examina cuidadosamente cuáles áreas de la ciudad son las más seguras para trabajar para los vendedores ambulantes, después de que en un área accesible y concurrida murieran muchas personas en un incendio devastador.

FormalizacionGA2014_P1260118-XL
Varios representantes de vendedores ambulantes de países africanos expresaron preocupaciones similares de que la formalización podría costarles más de lo que les aportaría si no luchan con determinación por sus derechos. Los representantes de la Asociación de Mujeres Autoempleadas en India (SEWA) compartieron algunos de sus éxitos para negociar mejores condiciones para los trabajadores en la economía informal, señalando que organizarse es fundamental.

“La formalización no se limita a la regulación, implica tratar a los trabajadores en la economía informal como seres humanos y permitirles que ejercen sus derechos humanos básicos”, dijo Rita Tambunan de Indonesia. Invocó el llamamiento de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines: ¡Organizar, luchar y ganar!

En sus observaciones finales, Marty Chen volvió a este llamamiento y propuso modificarlo para incluir la creación de solidaridad y alianzas entre las organizaciones y sectores de los trabajadores en la economía informal: “¡Espero que todos nos vayamos de este evento público y de la 6.a Asamblea General de WIEGO con un llamamiento a organizar, crear solidaridad, luchar —y ganar—!”.