Visitas de campo: La economía informal en Yogyakarta

Los participantes en la Asamblea General de WIEGO tuvieron oportunidad de ver cómo opera la economía informal en Yogyakarta. En noviembre de 2014, siete grupos visitaron diferentes lugares. A continuación siguen informes breves y/o fotos de cada sitio.

Organización: Apikri – Productores de telas de batik

VisitasGA2014_P1260283-XL

Organización: Apikri – Productores de batik en madera

Mike Rogan, investigador de WIEGO, informó sobre la visita:

En un taller de productores de batik en madera los trabajadores nos enseñaron las técnicas que utilizan para fabricar los productos y contestaron nuestras preguntas sobre la estructura del negocio y los mercados finales para los productos terminados. Una cosa interesante es que este taller en particular está vinculado con hasta 300 mujeres, quienes fabrican los productos en grupos de pequeñas cooperativas. El taller opera a través de la organización Apikri (una Organización Mercantilorganización de comercio para fortalecer a la comunidad de microempresas de la industria artesanal) que coordina las actividades de una red de cooperativas para aumentar su influencia en el mercado y conectarlas con iniciativas de comercio justo en otros países.

 

Organización: Apikri – Productores de títeres de sombras

""

 

Organización: JALA PRT – Escuela para trabajadoras del hogar

VisitasGA2014_DSCF2726-XL
El grupo que visitó a las trabajadoras del hogar incluyó a Myrtle Witbooi (a la izquierda), Presidenta de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Organización: Yasanti – Cargadoras tradicionales del mercado tradicional de Yogyakarta

Leslie Vryenhoek, una de las escritoras de WIEGO, reflexionó sobre la visita:

VisitasGA2014_IMG_0792-XL
Un grupo viajó al mercado de YasantiBriharjo en el centro de Yogyakarta para reunirse con mujeres de una extensa comunidad de cargadoras tradicionales de mercado. Estas menudas mujeres cargan paquetes de hasta 100 kilogramos atados a su espalda. Por cada carga reciben 3 000 rupias. Una mujer transporta hasta 25 cargas todos los días, ganando lo equivalente a un poco más de US$6 al día.

Las jornadas varían dependiendo de la temporada y de la mujer, pero a menudo empiezan antes del amanecer, cuando las mujeres llevan productos agrícolas de los camiones a los puestos en el mercado, y pueden continuar hasta entrada la noche. Los niños quedan a menudo al cuidado de los abuelos.

Las cargadoras de Yasanti se han estado organizando desde 1989; en 2008 su organización se expandió a otros mercados tradicionales. Una membresía cuesta 4 millones de rupias, o lo equivalente a dos meses del pago promedio de una cargadora. A cambio, los miembros reciben capacitación en habilidades de liderazgo y derechos de la mujer, apoyo para el desarrollo económico y educación sobre salud y/o salud reproductiva.

Muchas vienen a la ciudad de pueblos rurales para trabajar en el mercado tradicional que existe en este reino del sultán. A menudo, el papel de cargador de mercado se ha heredado por muchas generaciones. Aunque es un trabajo físicamente duro y con frecuencia mal remunerado, el transportar mercancía para una mujer noble aporta prestigio. En la cultura de Java, se cree que servir a la nobleza otorga bendiciones.

Françoise Carré escribió una reflexión detallada sobre la visita de las cargadoras de mercado (en inglés). Léala aquí.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Organización: Apikri – Productores de alimentos locales

VisitasGA2014_20141113_145956-X2
VisitasGA2014_20141113_144640-X2

Al pie del volcán un grupo de aldeanos prepara y empaca una variedad de productos alimenticios a base de productos agrícolas cultivados localmente.

 

 

 

 

 
 
 
 
 

Organización: Gemah Ripah – Banco de reciclaje

Sonia Dias, Especialista en el sector de recicladores de WIEGO, reflexionó sobre la visita.

El banco de basura “Gemah Ripah” es un ejemplo de un proyecto de reciclaje comunitario. No involucra a recicladores informales, pero sí a una comunidad de aproximadamente 600 vecinos. Este proyecto está basado en las tres R (reducir, reutilizar y reciclar) y en un sistema de intercambio de dinero por los materiales reciclables que los vecinos llevan al banco de basura. Además de promover la separación en la fuente de materiales reciclables, el proyecto se centra también en el compostaje orgánico y la producción de biodiésel. La iniciativa tiene por objeto promover la educación ambiental y la generación de ingresos para la población local.