Posted by & filed under .

El presente documento agrupa las voces de los siguientes grupos de trabajadores en empleo informal en la Ciudad de México: artesanos, aseadores de calzado, ayateros, vendedores ambulantes de café, diableros, mariachis, músicos norteños, organilleros, comerciantes — que pueden ser tianguistas, trabajadores de mercados sobre ruedas y comerciantes en vía pública—, trabajadoras del hogar, trovadores, vendedores de revistas y publicaciones atrasadas y trabajadores voluntarios del servicio público de limpia. Este amplio grupo de trabajadores en empleo informal busca que se reconozcan sus derechos como trabajadores, pues hacen contribuciones sustanciales a la sociedad y a la economía; y además, exigen que se les tome en cuenta para el diseño, desarrollo e implementación de políticas que afectan sus medios de sustento. A lo largo del documento, abordaremos una breve descripción de cada grupo ocupacional y las actividades que realizan; los desafíos que como trabajadores en empleo informal enfrentan; y señalaremos algunas recomendaciones para asegurar sus medios de subsistencia.

En México, los y las trabajadoras en empleo informal realizan contribuciones sustanciales a la economía del país y componen la mayoría de la fuerza de trabajo, lo que equivale al 57% de la población económicamente activa (PEA), o en otras palabras; 30,2 millones de personas en el País.

En la Ciudad de México (CDMX), los trabajadores en empleo informal representan el 24% de la población económicamente activa; comparado a un 24% de la población que tiene un empleo formal y 52% que no se encuentran ocupados.

A pesar de las múltiples contribuciones que las personas trabajadoras en empleo informal aportan diariamente a la CDMX, siguen ocupando uno de los lugares más bajos en la escala social. Los trabajadores de este sector son, por lo general, discriminados tanto por la sociedad como por las autoridades; no tienen acceso a protección social, carecen de estabilidad laboral, su voz no se toma en cuenta al momento de diseñar e implementar legislaciones que les afectan y, en general, no son reconocidos como trabajadores con derechos plenos por el Estado. Todos estos factores acentúan los niveles de vulnerabilidad e invisibilización en los que se encuentran, y además, en muchas ocasiones, los empujan a vivir en condiciones de pobreza y precariedad.

En CDMX, el sector informal representa un sector fundamental para la generación de empleos, al igual que para las cadenas de sustento, consumo y producción de la ciudad.

Aunque parecería que el sector informal actúa de manera independiente de la economía formal, los y las trabajadoras en empleo informal prestan servicios tanto a mercados informales como a mercados formales, los cuales se retro-alimentan de manera constante.

Por ser trabajadores en empleo informal estos grupos carecen de reconocimiento, visibilidad y muy a menudo trabajan en condiciones laborales precarias. Sus derechos—como el de elegir su propia ocupación, a tener un trabajo en condiciones justas y equitativas, y a tener acceso a seguridad social—están contenidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la Constitución de la Ciudad de México, y en los tratados internacionales que México ha ratificado. Sabiendo que les asisten esos derechos, es necesario avanzar hacia garantizarles el goce de los mismos a las personas que trabajan en empleo informal.

Recomendación contra la discriminación:

En cumplimiento de las medidas de nivelación e inclusión que deberá tomar la Ciudad de México para garantizar la igualdad sustantiva entre todas las personas sin distinción, derivadas del principio de igualdad y no discriminación contenido en el artículo 4.C de la Constitución de la Ciudad de México, impartir talleres a trabajadores en empleo informal sobre lo que es la discriminación y sus alcances a través del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED).

Por sector:

Day 1 – no asalariados (aseadores de calzado, organilleros, vendedores de revistas atrasadas, músicos norteños, trovadores, cafeteros, artesanos)

  • Los trabajadores informales agregan valor cultural a la ciudad – los aseadores de calzado se han ganado la vida en las calles de la ciudad por más de un siglo. Su trabajo es considerado uno de los oficios tradicionales de la Ciudad de México.

Recomendación: Crear mesas de trabajo con las autoridades y los trabajadores a fin de discutir los marcos jurídicos reguladores del empleo informal y dialogar sobre las necesidades de cada uno de los grupos ocupacionales; creando espacios de diálogo permanente y de largo aliento.

Day 2 – Tianguistas:

  • Los tianguistas ofrecen productos alimenticios y una gran variedad de artículos a precios accesibles, y por lo general, están ubicados en puntos estratégicos de la ciudad de fácil acceso para la ciudadanía

Recomendación: Desarrollar marcos legales adecuados para brindar protección legal a los trabajadores en empleo informal y poner fin a la criminalización constante a la que son víctimas por las actividades que realizan.

Day 3 – Recicladores voluntarios:

  • Los recicladores voluntarios del servicio público de limpia trabajan de manera incansable para ofrecer servicios de vital importancia para la Ciudad de México: la recolección de basura puerta a puerta, el barrido de calles, la separación y clasificación de residuos sólidos urbanos y otras etapas del servicio público de limpia.

  • Los voluntarios del servicio público de limpia forman parte de la fuerza de trabajo del servicio público de limpia de la ciudad y trabajan con la infraestructura y planeación del gobierno sin ser reconocidos como trabajadores. Sin embargo, como el gobierno de la Ciudad de México los considera “trabajadores voluntarios”, no reciben ningún salario por la labor que realizan.

  • En el caso de los trabajadores voluntarios del servicio público de limpia, la discriminación está en la falta de reconocimiento como trabajadores por parte del gobierno; además, su labor—la pepena—sólo se menciona en la ley para ser prohibida o sancionada, invisibilizando su contribución al servicio público. Así, el gobierno se aprovecha del trabajo que realizan como mano de obra gratuita.

Recomendación: En el caso de los trabajadores voluntarios del servicio público de limpia, reconocerlos como trabajadores que brindan un servicio público de vital importancia.

WIEGO y COPRED: Semana de Empleo Informal

25 – 27 de Febrero

Ciudad de México

COPRED, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México, se asocia con WIEGO para la Semana de Empleo Informal, una semana de sensibilización sobre las aportaciones de los y las trabajadoras en empleo informal y las diferentes formas de discriminación que afrontan. La semana incluye tres días dedicados a diferentes grupos de trabajadores en empleo informal. El lunes se dedica a trabajadores no asalariados (aseadores de calzado, organilleros, vendedores de revistas atrasadas, músicos norteños, trovadores, cafeteros, artesanos); el martes se dedica a tianguistas y el miércoles se dedica a trabajadores voluntarios del servicio público de limpia. Cada dia empieza con un taller con trabajadores sobre la discriminación, y termina con un diálogo entre trabajadores y autoridades en el cual los trabajadores exponen sobre sus experiencias con la discriminación, con el fin de mejorar el conocimiento entre las autoridades sobre los desafíos que afrontan por ser trabajadores en empleo informal.

Acceda al nuevo informe de Ciudad de México-Ciudad Focal, Panorama de la situación de trabajadores y trabajadoras en empleo informal en la Ciudad de México: Recomendaciones para una ciudad más inclusiva